Vilallonga José Luis De - Inolvidables Mujeres

Size 5.567 MB   0 seeders     Added 2012-11-02 14:05:06

To download or stream you need BitLord. Visit them at BitLord.com
Con la agudeza, el desenfado, la falta de prejuicios y la amenidad que cimentan una fama tan sólida como merecida, José Luis de Vilallonga nos ofrece, con Inolvidables mujeres, una obra en la que resume muchos años de apasionadas vivencias.
Habrá gentes que pensarán inevitablemente en Juana de Arco, en Marie Curie, en Nefertiti o en Greta Garbo. Y naturalmente se equivocarán, porque las mujeres no siempre necesitan ser famosas para hacerse inolvidables. Para mí todas las mujeres, absolutamente todas, son inolvidables. Inolvidable la primera que hizo de mí un hombre causándome un susto del que todavía no me he repuesto. Inolvidable mi primera mujer legítima, de la que hice, a mi muy tardío pesar, una de las mujeres más desgraciadas del mundo. Inolvidable mi madre, que nunca pudo conmigo. Inolvidable una escritora joven y guapa que pasando por tumultuosas circunstancias me dijo: «Se puede ser infiel sin dejar de ser leal.» La misma mujer que instantes después me confesó: «No me fío un pelo de las mujeres y la experiencia ha venido siempre a confirmar mis peores sospechas.
Todo ello porque a las mujeres nos han educado para ser fieles, 110 para ser leales.» Inolvidable también — con un recuerdo en carne viva— la que lo tiró todo por la borda después de veintitrés años de matrimonio, sin hacer la menor diferencia entre la fidelidad y la lealtad y sin apenas tener en cuenta unas mínimas reglas básicas de la ética y de la buena educación. No me consuela en absoluto que el futuro de esta inolvidable mujer se presente triste, negro y solitario. Inolvidable una gran dama del teatro francés con la que viví durante tres largos años un masoquista drama de «sangre, sudor y lágrimas» jamás imaginado por Churchill, inventor de la célebre frase y que hoy me permite afirmar que soy uno de los pocos seres humanos que ha tenido contactos íntimos con el Mal Absoluto. Inolvidable una jovencita austríaca, gran violinista de profesión y enamorada de Mahler, que me propuso después de uno de sus conciertos en Venecia que nos suicidáramos junto s en una suite del hotel Danieli que no tuviera vistas sobre el Gran Canal. Inolvidable un ángel rubio con cándidos ojos azules, hija de un criminal de guerra alemán, con quien me casé «a la mejicana» en Cuernavaca. Harto de señoritas autóctonas morenas y con bigote. El matrimonio se disolvió ocho días más tarde en París cuando el ángel se enteró de que yo 110 poseía cuentas secretas en ningún banco suizo. Inolvidables sin duda algunas mujeres de las llamadas «normales»,  bondadosas y honradas, con las que me aburrí mortalmente. Inolvidable una mujer en la edad de esa esplendidez que hoy se mantiene con Facilidad entre los treinta y los sesenta años, casada con un diplomático que cuando se ponía de uniforme desaparecía tras centenares de cintas, cruces y medallas. No quería hacer el amor conmigo sin una foto del embajador mirándonos fijamente desde la mesilla de noche. Se la deje en herencia a Antonio de Senillosa, cuya única exigencia fue que el marido cambiase de uniforme en la foto. Inolvidables las suecas, danesas, noruegas y otras vikingas que sólo hacían el amor porque era bueno para la piel. Inolvidable Ava Gardner, que vino a un cóctel en mi casa de París, se emborrachó como si se hubiese muerto Dominguín, lo puso todo perdido, durmió sola en el cuarto de invitados y vació la nevera durante la noche. Al día siguiente, madame El Khoury, mi cocinera libanesa— otra inolvidable mujer— me presentó un ultimátum: «O esa señora o yo. Pero una de las dos sobra en esta casa.» Lógicamente, se quedó la cocinera. Inolvidables todas las españolas que he conocido desde el año 1 9 7 6 que dejaron de rezar novenas en familia para convertirse — aunque muertas de risa— en fieles devotas del Ángel Caído. Inolvidable, inolvidable entre todas las mujeres, mi abuela paterna, heroína de tres o cuatro de mis novelas, que me daba consejos de este tenor, tratándome siempre de usted según su costumbre: «Guarde siempre las distancias y no se esfuerce en ser simpático porque no conduce a nada.» Cuando viaje a Madrid por primera vez, una ciudad que ella detestaba porque decía que olía a café con leche, me recomendó: «Vaya al Prado y pase varias horas delante de Goya. Pintó a los españoles tales como eran y como, desgraciadamente, seguimos siendo, gentes sin ningún refinamiento que se jactan de su vulgaridad y confunden la nobleza del gesto con la arrogancia que el poder confiere a los mediocres.» Fue ella también quien me convenció — como yo he convencido más larde a mi hijo Fabricio— de que todo lo que se lía hecho en música desde Mozart apenas vale la pena de ser oído. Dice un proverbio japonés que con uno solo de sus cabellos una mujer puede atar a un elefante. Debe de ser cierto porque a mí me siguen atando con una sonrisa, con una mirada, con una voz. Por eso no me gusta hablar de ellas. Porque saben todo lo que yo no sé. Y no me gusta jugar con desventaja. José Luis de Vilallonga
		
mvea366 - IM.rar 5.567 MB
Gathering some info...

Register and log in Isohunt and see no captcha anymore!

4000 symbols left
Hash FD3F12AB2D114F32A6898B63A7B4AE5D70602C0F